¿Qué es la cirugía 4.0 y qué retos enfrenta?

¿Qué es la cirugía 4.0 y qué retos enfrenta?

enero 5, 2021 0 Por Carolcfr

El avance tecnológico ha hecho posible que las intervenciones quirúrgicas evolucionen desde la cirugía abierta del siglo XX (1.0); la cirugía laparoscópica de los años 80 (2.0); a la robótica (3.0) y la  cirugía 4.0. ¿Sabes qué caracteriza a la cirugía 4.0 y qué retos tiene por delante?

Un escenario 4.0 implica que el cirujano disponga no solo de robótica avanzada sino de instrumentalización de última generación, inteligencia artificial,  integración de big data y machine learning a su servicio.

El uso de la robótica para una mejor precisión y mayor visión

Una de las principales ventajas de la cirugía 4.0, es que facilita la operación. Esto lo hace al permitir que el cirujano tenga mejor visión y mayor precisión en su trabajo. Y que cuente con toda la información que necesita en tiempo real, para tomar la mejor decisión asistida por la inteligencia artificial.

El uso del Robot Da Vinci facilita el accionar del médico. Este ya no precisa estar tan cerca del paciente, sino que puede estar sentado con una visión 3D de la parte que está interviniendo y operar por medio de brazos robóticos que reproducen sus movimientos de mano y muñeca.

¿Ventajas? Se logra una cirugía menos invasiva, menor dolor al paciente, cicatrices más pequeñas, lo que redunda en una hospitalización más corta y aumenta la tasa de éxito de las operaciones.

«Avances en la atención quirúrgica y la cirugía robótica, hacen que los trasplantes de riñón sean una opción segura para más personas”, señala el doctor Mario Spaggiari, profesor asistente de cirugía de la Universidad de Illinois.

También se ha visto que el empleo de la cirugía robótica logra reducir significativamente el riesgo de infecciones de heridas postquirúrgicas, en personas obesas, por ejemplo.

“La cirugía convencional supone un riesgo en torno al 15-20% de malposición de prótesis y con nuestro sistema robótico de columna supone prácticamente un 0% de riesgo”. Subraya el Dr.Bartolomé Oliver, especialista en cirugía de columna y neurocirugía del Hospital Teknon Oliver.

Exigencias para la cirugía 4.0

Algunos de los retos asociados a la cirugía 4.0 son:

  • Requiere de Instalaciones adecuadas: quirófanos híbridos modernos que combinen pantallas de alta resolución, mesas de operaciones avanzadas y la infraestructura de red bien integrada con robótica quirúrgica.
  • Cambios en el post operatorio: la hospitalización va cediendo el paso a programas que monitorean a las personas 24/7 en sus propios hogares, controlados de forma remota desde un centro de alta tecnología.
  • Requiere preparación por parte de los médicos: quienes deben invertir en tecnología, entenderlas, aprender qué pueden hacer mejor con ellas y practicarlas.

Los cirujanos deben incorporar el entrenamiento manual práctico en su formación continua a través de ejercicios en centros de simulación, dotados de realidad virtual, y realizar entrenamientos con tutores y aprendizaje en lectura de big data.

Además, necesitarían aprovechar la telemática y acceder a  plataformas online de educación médico-quirúrgica donde la grabación, difusión y evaluación de operaciones son el plato fuerte del día.

Indica la Dra. Lina María Trujillo, miembro del programa de cirugía robótica en el Instituto Nacional de Cancerología de Colombia, que  su país  y Venezuela tienen cada uno 5 plataformas de formación en robótica, Brasil  6, Chile 8, Panamá 2 y Uruguay 1.

Pero  y ¿los costos asociados?

El alto costo de la nueva tecnología, sobre todo en países en vías de desarrollo, para adoptar las nuevas tecnologías, puede resultar cuesta arriba por la inversión requerida.

El doctor Gregorio Zubieta, cirujano mexicano gastrointestinal, señala que si bien tecnología nueva para América Latina es costosa, hay que verla como una inversión a largo plazo con beneficios comprobados.

No obstante, también hay que tener en cuenta que conforme la tecnología va simplificándose y se va distribuyendo en el mercado se va haciendo menos costosa.

De ahí que los expertos resalten la importancia, tanto en la cirugía robótica como en la 4.0, de estructurar modelos de negocios viables y analizar el mercado para entender el potencial de crecimiento del procedimiento.

¿Qué depara el futuro de  la cirugía 4.0?

En el futuro se espera que el sistema de control de la cirugía sea capaz de anular y corregir los comandos incorrectos del cirujano. Que incluso se incluya una advertencia audio-visual-vibratoria que pediría al cirujano reconsiderar lo que desea hacer y  que  detenga el procedimiento por completo o corrija si el riesgo es muy alto.

“Por ejemplo, si un cirujano empuja por error el bisturí sobre un nervio durante una cirugía de columna, el sistema reconocería el movimiento de riesgo y evitaría que el robot obedeciera la orden del cirujano”. Funciones como esta disminuirían drásticamente la cantidad de muertes derivadas del error humano en las intervenciones.

Los médicos también aguardan la creación de nuevos robots con  mejor traducción del movimiento de afuera del cuerpo hacia adentro del cuerpo. Dotados con potentes computadoras que puedan grabar, analizar y aprender, para la toma de decisiones en tiempo real y para su análisis posterior.

En el corto plazo, sería muy útil en la medicina preventiva y las cirugías en general, el uso de sensores para monitorear funciones en el cuerpo y prevenir lo que se ve mal antes de que se transforme en un problema mayor.

En el 2018 se estimaba que para el año 2020, las ventas de equipos de robótica quirúrgica se duplicaran en tamaño hasta los 6.400 millones de dólares. Ahora habrá que ver si el  COVID-19 modificó estas proyecciones.

Miniaturización de la robótica

En cuanto a la cirugía robótica continuará la tendencia hacia la miniaturización, que ya ha permitido colocar cámaras en píldoras que viajan a través del cuerpo y toman fotos. De ahí que desde el punto de vista del diagnóstico la nanotecnología será muy importante.

La nanotecnología seguirá cobrando fuerza, mediante el empleo de nanorobots que viajan al interior del cuerpo humano para estudiar las células, reparar órganos y curar enfermedades consideradas incurables.

Por ejemplo, se ha usado en animales nanorobots de ADN, diseñados para impedir el aporte de sangre a los tumores para frenar su crecimiento, obteniendo resultados prometedores. “Esta estrategia podría emplearse en muchos tipos de cáncer, ya que todos los vasos sanguíneos que alimentan a los tumores sólidos son esencialmente los mismos”, concluyen los especialistas.