Bitcoin Bitcoin -8.17% $51655.8
-8.17%
86723.50 BTC $964116742144.00

Cómo usar un monitor de frecuencia cardiaca de muñeca

Cómo usar un monitor de frecuencia cardiaca de muñeca
marzo 18, 2021 0 By Carolcfr

Sea que te ubiques dentro del grupo de personas que hace poco o nada de ejercicio físico, como en aquellos que sistemáticamente dedican tiempo a ello, hay datos básicos que puedes monitorear para tener idea de cómo va tu salud. Entre esos datos se encuentran tus pulsaciones o frecuencia cardiaca. Es decir, el ritmo al que late tu corazón.

Solo con medir cuando estés en reposo puedes tener una idea de si tu corazón funciona con normalidad o si tienes alguna dificultad que requiera atención de un especialista en salud.

¿Qué indica tu frecuencia cardiaca?

En palabras sencillas la frecuencia cardiaca es la cantidad de pulsaciones o de latidos del corazón durante 60 segundos. Para que tú cuerpo funcione con normalidad, tu corazón tiene que bombear sangre a una presión y frecuencia determinadas.

En estado de reposo la frecuencia cardiaca depende de cada persona, de la edad, sexo, peso y, también, del estado de salud. Por lo general, oscila entre 50 y 100 latidos por minuto.

En los bebés recién nacidos, la frecuencia es bastante alta debido a que la actividad del organismo es intensa. Luego del primer mes de vida se va desacelerando hasta la adultez. Comúnmente se conserva estable a partir de los 20 años.

De igual modo puede variar mucho entre el día y la noche, lo cual se debe a los distintos estímulos y cantidad de actividad. Por su puesto si tienes ejercicio físico, hay mayor exigencia de oxígeno por parte de los músculos, por lo cual hay mayor trabajo del corazón.

Por otra parte, aunque debes conocer tu frecuencia cardiaca en estado de reposo, también es importante tener una idea de cuál podría ser tu máxima. Esto lo puedes saber restando tu edad a 220.

En caso de que la frecuencia aumenta demasiado, tienes posibilidad de sufrir daños graves en el corazón. Y por ello es importante que tengas noción de la frecuencia cardiaca máxima que no deberías sobrepasar para no estar en riesgo.

Cómo medir tu frecuencia cardiaca

Una opción es hacerlo a mano y es muy fácil. Solo ubica un punto de tu cuerpo donde puedas sentirte las pulsaciones que por lo general están en el cuello, la muñeca o la ingle. Luego presiona ligeramente solo con los dedos índice y medio hasta notar claramente cada latido.

Mientras miras un reloj cuenta las pulsadas durante 10 segundos y multiplica ese número por seis. Otra forma es contar durante 60 segundos (un minuto completo). Es necesario que hagas esto cuando estés relajado o antes de dar inicio a una actividad física, para conocer tus pulsaciones en reposo y tener un punto de comparación al terminar una labor física exigente, por ejemplo.

También hay otras formas de medir la frecuencia cardiaca. Una muy sencilla es a través de un dispositivo electrónico, como lo sería un reloj deportivo, un reloj inteligente o una pulsera de actividad, que incluyen esta función.

El monitor de frecuencia de pulsera es muy empleado en la actualidad y te permite obtener la información de tus pulsaciones de forma fácil y precisa, en tiempo real.

Tecnología de frecuencia cardiaca de muñeca: qué es y cómo la usas

También conocida como WHR por sus siglas en inglés, mide la frecuencia cardiaca gracias a la tecnología LED. Así rastrea el flujo sanguíneo en tu muñeca y te permite ver los datos de tu frecuencia cardiaca durante jornadas de ejercicio o en tu cotidinidad.

Existen muchos en el mercado actual. Entre ellos los modelos de la marca Suunto. Al usar estos modelos es muy importante un ajuste correcto para que la lectura sea lo más precisa. Es recomendable usar a diario el dispositivo, colocándolo a unos dos dedos por encima, tratando de que no esté ni muy ajustado ni muy holgado (lo cual podrás conseguir con práctica y tiempo).

Para aprender a usarlo puedes iniciar con un calentamiento. Así tu sangre comenzará a bombear con cierta intensidad antes de entrenar. De esta forma puede favorecer una mejor recopilación de datos y lecturas más estables desde el inicio.

En caso de que el dispositivo no muestre tu frecuencia cardiaca al hacer ejercicio, puedes hacer una pausa (de 10 a 30 segundos). Luego continúa y ya tu reloj debería leer tus datos de frecuencia cardiaca y mostrarlos.