A medida que llegan los robots, los trabajadores están perdiendo la esperanza: es hora de que el estado intervenga

A medida que llegan los robots, los trabajadores están perdiendo la esperanza: es hora de que el estado intervenga

enero 10, 2020 Desactivado Por Carolcfr

Estamos viviendo en una era de capitalismo de vigilancia donde la tecnología se utiliza para convertir nuestra vida cotidiana en fuentes de datos para llenar los bolsillos de los CEO en Silicon Valley.

 

Mientras que los grandes fabricantes de dinero eran industriales y fabricantes, ahora los grandes ganadores son los gigantes de datos que cosechan cada clic, les gusta, comparten y venden la información a los anunciantes.

 

Esto crea problemas para los consumidores que pueden utilizar los servicios de redes sociales de forma gratuita, pero a menudo no entienden la escala de datos que dan a cambio. También crea problemas para los trabajadores, destruyendo algunos trabajos y vaciando otros.

 

Solo este año 2020 se espera que perdamos 23.000 tiendas y 175.000 empleos en nuestras calles. ¿Por qué? Porque las tiendas físicas tienen dificultades para competir con gigantes en línea como Amazon que saben exactamente quiénes somos, dónde estamos, qué nos gusta y todo nuestro historial de compras.

 

Incluso los trabajos que sobreviven se ven afectados, y los trabajadores informan que se sienten despojados de su valor. Cuatro de cada 10 trabajadores minoristas se sienten menos satisfechos con sus trabajos que hace cinco años.

 

Tampoco es mucho mejor para los del otro lado. Los trabajadores de Amazon han dicho que se sienten como robots, hacen un trabajo aturdidor y son tratados como números. Incluso en estos sectores en auge, los empleos no se están reemplazando al ritmo que se están perdiendo. General Motors empleó a más personas en los peores momentos de la Gran Depresión que las que Google o Facebook emplean en la cima de su poder ahora.

 

Esto es solo una instantánea de lo que está sucediendo en toda nuestra economía. La desigualdad y la pobreza en el trabajo se disparan mientras los salarios se estancan. Dos tercios de los niños que viven en la pobreza viven en familias trabajadoras; y el Reino Unido es ahora el segundo país más desigual en términos de riqueza, salud y remuneración.

 

Estas tendencias están pasando factura. Nuevas encuestas muestran que una quinta parte de los trabajadores son más pesimistas sobre sus perspectivas profesionales que hace un año. De estas personas, el 60 por ciento dice que sería difícil encontrar un nuevo trabajo si perdieran su trabajo por completo, y un tercio cree que tendría que tomar un trabajo menos importante si eso sucediera.

 

Los trabajadores están perdiendo la esperanza

 

Esto no puede continuar. Es por eso que el nuevo Instituto para el Futuro del Trabajo se ha establecido para garantizar que la revolución tecnológica no se trate solo de destrucción, sino de la creación de un buen trabajo para todos. El trabajo debe significar un salario justo, condiciones justas, igualdad, dignidad y autonomía. El buen trabajo nos da un propósito, bienestar y los medios para moldear nuestras propias vidas. Nos une como sociedad.

 

Como todo ámbito o cambio que la historia a experimentado, la evolución de la inteligencia artificial debe manejarse de manera equilibrada para contrarrestar una posible catástrofe tanto en la economía como en la sociedad a nivel mundial.