Los gigantes tecnológicos quieren leer nuestros pensamientos, y las implicaciones son aterradoras

Los gigantes tecnológicos quieren leer nuestros pensamientos, y las implicaciones son aterradoras

enero 10, 2020 Desactivado Por Carolcfr

No contento con monitorear casi todo lo que haces en línea, Facebook ahora también quiere leer tu mente. El gigante de las redes sociales anunció recientemente un avance en su plan para crear un dispositivo que lee las ondas cerebrales de las personas para permitirles escribir simplemente pensando. Y Elon Musk quiere ir aún más lejos. Una de las otras compañías del jefe de Tesla, Neuralink, está desarrollando un implante cerebral para conectar las mentes de las personas directamente a una computadora.

 

Musk admite que se inspira en la ciencia ficción y que quiere asegurarse de que los humanos puedan «mantenerse al día» con la inteligencia artificial. Parece haberse perdido la parte de la ciencia ficción que actúa como una advertencia sobre las implicaciones de la tecnología.

 

Estos sistemas de lectura mental podrían afectar nuestra privacidad, seguridad, identidad, igualdad y seguridad personal.

 

Aunque suenan futuristas, las tecnologías necesarias para hacer dispositivos de lectura de ondas cerebrales no son tan diferentes de las herramientas estándar de neurociencia MRI (resonancia magnética) y EEG (electroencefalografía) utilizadas en hospitales de todo el mundo. Ya puedes comprar un kit para controlar un dron con tu mente, por lo que usar uno para escribir palabras no es, de alguna manera, un gran salto. Es probable que el avance se deba al uso del aprendizaje automático para examinar grandes cantidades de datos recopilados de nuestros cerebros y encontrar los patrones en la actividad neuronal que vinculan los pensamientos con palabras específicas.

 

Es probable que un implante cerebral tarde mucho más en desarrollarse, y es importante separar los logros reales de Neuralink de la publicidad y promoción de los medios. Pero Neuralink ha realizado mejoras simultáneas en materiales para electrodos y cirugía asistida por robot para implantarlos, empaquetando la tecnología de forma ordenada para que pueda leerse a través de USB.

 

Los planes de Facebook y Neuralink pueden basarse en la práctica médica establecida. Pero cuando las empresas recopilan pensamientos directamente de nuestros cerebros, los problemas éticos son muy diferentes.

 

Facebook

 

Cualquier sistema que pueda recopilar datos directamente de nuestros cerebros tiene claros riesgos de privacidad. La privacidad es sobre el consentimiento. Pero es muy difícil dar el consentimiento adecuado si alguien está aprovechando directamente nuestros pensamientos. Las compañías de Silicon Valley (y los gobiernos) ya subrepticiamente recopilan tantos datos sobre nosotros como pueden y los usan de la forma en que preferimos que no lo hagan. ¿Qué tan seguros podemos estar de que nuestros pensamientos aleatorios y personales no serán capturados y estudiados junto con las instrucciones que queremos dar a la tecnología?

 

Discriminación y manipulación

 

Uno de los problemas éticos existentes con la recopilación de datos es la discriminación basada en atributos como el género o la raza que se pueden discernir a partir de los datos. Proporcionar una ventana a las mentes de las personas podría facilitar la determinación de otras cosas que podrían formar la base de prejuicios, como la sexualidad o la ideología política, o incluso diferentes formas de pensar que podrían incluir cosas como el autismo.

 

Con un sistema que se conecta directamente con tu cerebro, no solo podrían ser robados tus pensamientos, sino que también es posible que puedan ser manipulados. La estimulación cerebral ya se está desarrollando para ayudar a tratar el TEPT y reducir la violencia. Incluso hay afirmaciones sensacionales de que se puede usar para cargar conocimiento directamente al igual que en la película «The Matrix».

 

Un paso predecible sería combinar las tecnologías de «entrada» y «salida» para una interfaz bidireccional cerebro-computadora. El potencial para que los gobiernos nos hagan más obedientes, para que los empleadores nos obliguen a trabajar más duro, o para que las empresas nos hagan querer más de sus productos, subraya cuán seriamente debemos tomar esta tecnología.

 

Si los dispositivos de lectura de la mente se convierten en la forma normal de interactuar con las computadoras, podemos terminar con pocas opciones más que usarlas para mantenernos al día con colegas más productivos. Y si los implantes de estilo Neuralink se convierten en la norma, esto también podría generar una mayor desigualdad determinada por el nivel de kit que podría permitirse instalar.

 

Elon Musk ha declarado que el enorme préstamo requerido para pagar la cirugía de Neuralink se compensaría con ganancias potenciales para los «mejorados». La idea de que las personas se sientan presionadas para asumir enormes deudas para someterse a una cirugía solo para mantener su trabajo, proviene directamente de una distopía de ciencia ficción.

 

Además de todo esto, está la amenaza física más directa de tener sistemas físicamente intrusos en nuestros cerebros. Si bien algunas personas pueden querer modificar su cerebro con una interfaz de computadora (ya hay muchos biohackers experimentales), implementar esto a gran escala requeriría pruebas masivas y exhaustivas.

 

Dada la reputación y la inclinación de Silicon Valley por romper cosas en lugar de detenerse a pensarlas, estos sistemas necesitarán una regulación estricta y una revisión ética incluso antes de que comiencen las pruebas. De lo contrario, corre el riesgo de crear cobayas humanas mutiladas.

 

Por todo esto, podría haber grandes ventajas para continuar la investigación en esta área, particularmente para aquellos que sufren parálisis o discapacidad sensorial. Pero Silicon Valley no debería poder dictar la forma en que se desarrollan y despliegan estas tecnologías. Si lo hacen, puede cambiar radicalmente la forma en que nos identificamos como humanos.