Este brazo robótico puede ayudar con las reparaciones

Este brazo robótico puede ayudar con las reparaciones

febrero 13, 2020 Desactivado Por Carolcfr
  • Dos investigadores de la Universidad de Bristol en el Reino Unido han desarrollado un proceso en el que un brazo robótico puede ayudar de forma remota en tareas basadas en reparaciones.
  • En un nuevo artículo del mes pasado, los investigadores informan que el robot parcialmente autónomo mejora la eficiencia de las tareas en un 24 por ciento.
  • Esta tecnología también puede ayudar a los cirujanos a enseñar a los médicos novatos en formación a realizar cirugías invasivas.

 

Dos investigadores de la Universidad de Bristol han acercado a la sociedad a una realidad robo, aunque el experimento aún se encuentra en sus primeras etapas. Es un brazo robótico portátil que puede ser la respuesta a algunas tareas bastante difíciles de mantenimiento, orientación y diagnóstico que involucran instrucción remota.

 

Para entender cómo funciona este robot, es vital entender el problema que Janis Stolzenwald y Walterio W. Mayol-Cuevas, los autores del estudio, estaban buscando resolver. En situaciones donde se utiliza la asistencia remota colaborativa, el trabajador local (el que está aprendiendo o el que tiene menos experiencia) debe comprender completamente las directivas de otro trabajador remoto que tenga la experiencia. Para capacitar a los médicos jóvenes en cirugía invasiva, por ejemplo, un médico con más experiencia puede capacitar al principiante de forma remota, mientras describe cómo manipular una herramienta.

 

La asistencia remota será particularmente útil en aplicaciones industriales, como en plantas modernas y complejas, dicen los autores. Se necesita un alto nivel de experiencia para diagnosticar o resolver un problema o puede ser costoso obtener un experto en el terreno para solucionar un problema, como una máquina en el proceso de fabricación que se desconecta o un bloqueo en una tubería. Si bien los sistemas de realidad aumentada y los procesos de telemanipulación ya están en uso, estos métodos faltan, dijeron los investigadores. Esto se debe principalmente a que la resolución de problemas es difícil entre los trabajadores remotos y locales, a pesar de la solidez de los métodos actuales de comunicación.

 

Para cerrar esa brecha, Stolzenwald y Mayol-Cuevas propusieron un sistema que utiliza un brazo robótico de mano semiautónomo y lo probaron en una tarea de mantenimiento de tubería parcialmente simulada.

 

Así es como funcionó: en el lugar de trabajo, un usuario local controla un robot de mano, equipado con una cámara y cinco grados de libertad (lo que significa que el brazo puede moverse en cinco planos diferentes). Luego, un usuario remoto accede al brazo robótico que el otro trabajador está utilizando a través de una interfaz personalizada. Les permite controlar y manipular el robot mientras la otra persona en el lugar de trabajo sostiene el brazo.

 

Stolzenwald y Mayol-Cuevas estaban interesados principalmente en observar cómo colaboraron las tres partes principales en el estudio: el trabajador remoto, el trabajador local y el brazo robótico.

 

«En términos de rendimiento de la tarea, descubrimos que la autonomía del robot de mano y el conocimiento de la tarea contribuyen a una colaboración más eficiente, ya que reduce el tiempo para completar la tarea«, escribieron Stolzenwald y Mayol-Cuevas.

 

Descubrieron que el brazo robótico, controlado de forma remota pero controlado por un usuario local, aumentó la eficiencia de las tareas probadas en un 24 por ciento, un aumento significativo si eres propietario de un negocio y tu empresa tiene una gran escala.

 

En términos de comunicación, que era el objetivo principal, los científicos descubrieron que, al menos cualitativamente, la capacidad de controlar de forma remota la punta de los brazos del robot hace que sea más fácil completar una tarea. Creen que se debe a los gestos deícticos del brazo, que se asemejan a los primeros movimientos que hacen los bebés, incluida la extensión de los dedos.

 

En efecto, se requería menos comunicación verbal entre los trabajadores para completar el mantenimiento de la tubería. Los investigadores dedujeron que esto se debe a que la función de puntería del robot reemplaza las instrucciones de un usuario remoto para el movimiento a baja escala y también reduce el conocimiento de la tarea requerida para moverse. En resumen, tener información imperfecta sobre pequeños movimientos que se deben hacer, como en la cirugía invasiva, es menos problemático con el uso del brazo robótico.

 

¿Crees que suena divertido trabajar con un brazo robótico?

 

Bueno, Stolzenwald y Mayol-Cueva también han observado eso. En un segundo artículo publicado el mes pasado, el dúo investigó cómo las personas responden a un brazo robótico que puede completar una tarea pero, en la práctica, hará lo suyo. No es sorprendente que los usuarios se pongan extremadamente nerviosos cuando sus planes no se alinean con los del brazo robótico.

 

Con el fin de crear una interacción humano-computadora armoniosa, como una persona que usa el brazo robótico como una herramienta eléctrica, es útil estudiar no solo las interacciones positivas, sino también los casos en que el brazo robot se desvía de lo que el usuario quiere que haga.

 

En el futuro, Stolzenwald y Mayol-Cueva quieren ir más allá de las simulaciones en las que probaron el brazo robótico y la transición a entornos del mundo real. También les gustaría estudiar cómo los trabajadores remotos completamente capacitados pueden beneficiarse de esta asistencia robótica y cómo los usuarios locales se benefician en los escenarios de capacitación.