Yoga para niños en casa, ¿Cómo ponerlo en práctica?

Yoga para niños en casa, ¿Cómo ponerlo en práctica?

junio 30, 2020 0 Por Carolcfr

El yoga para niños es una de las actividades más beneficiosas y entretenidas para hacer en casa. Puedes aprovechar al máximo el tiempo libre de los más pequeños, para incursionarlos en este mundo de los ejercicios de equilibrio y relajación.

 

Por supuesto, tu también puedes aprovechar los beneficios de esta práctica, mientras sirves de guía para los niños. El yoga proporciona bienestar tanto para el cuerpo como para la mente de quienes lo practican, por lo que es una buena idea comenzar desde pequeños.

 

Es una práctica que no implica competencia, y aporta beneficios para todos sin importar las habilidades físicas o la edad.

 

El yoga para niños, un enfoque diferente

 

Nuestra sociedad es sumamente competitiva y de manera natural, le exigimos a los niños que se adapten a un mundo constantemente cambiante. Esperamos que hagan uso de las innovaciones tecnológicas en tiempo récord, que sean los mejores en todo, y que siempre sobresalgan sobre los demás.

 

Adicionalmente, se encuentran expuestos a diversos factores externos que no les permiten alcanzar un estado de calma y reposo, para conectar con su ser interior o con lo que la naturaleza les ofrece.

 

Cuando los niños practican yoga, pueden obtener diferentes beneficios como:

 

  • Lograr bienestar del cuerpo y de la mente.
  • Desarrollar y fortalecer confianza, flexibilidad y fuerza.
  • Disminuir o eliminar el dolor y el estrés.
  • Reduce tensiones.
  • Previene enfermedades.
  • Mejora su postura y su concentración.
  • Ayuda a lograr una mejor respiración. Una respiración relajada.
  • Ayuda a gestionar las emociones conscientemente.

 

Todos estos beneficios ayudan a un mejor desarrollo y crecimiento de los niños, a la vez que los entretiene.

 

Consejos previos a la práctica de yoga con niños

 

Es muy importante tener en mente que el yoga para niños es muy diferente al yoga para adultos. Con los más pequeños debemos hacer uso de nuestra imaginación, para crear un ambiente recreativo, educativo y entretenido.

 

Si requieres de ayuda adicional, puedes consultar en Internet. Existe una gran cantidad de guías, tutoriales y videos que de seguro te darán más ideas.

 

  • Prepara un ambiente que sea familiar para los nuevos yoguis.
  • Los expertos recomiendan realizar una práctica con un tiempo no mayor a los cuarenta minutos. Con veinte o treinta minutos será suficiente la primera vez.
  • Ellos se deben sentir cómodos al realizar los ejercicios, por lo que se aconseja que utilicen ropa deportiva.
  • Al comenzar con los ejercicios y con las posiciones, es muy probable que no puedan ejecutarlas a la perfección. Hazles saber que eso está bien, que a medida que lo practiquen lo harán mejor. Siempre deben sentirse bien mientras realizan los ejercicios.
  • Presta atención a las necesidades de los niños, es posible que después de algunas prácticas ellos deseen proponer algún tipo de posición o movimiento. Esto es una buena señal, y debes aprovecharla en beneficio de todos.
  • Puedes dejar que ellos dirijan una de las prácticas para estimular aún más su interés, y para mejorar su confianza.
  • Planifica sesiones de yoga divertidas. Puedes hacer uso de los nombres de las posiciones para crear una historia mientras ejecutan cada postura.
  • Fomenta el trabajo en equipo mientras practican posiciones de equilibrio. Esto promueve la confianza entre ellos al igual que el respeto y el cariño.
  • Ten paciencia durante los momentos de relajación y respiración, para algunos es más fácil que para otros.

 

Práctica de yoga para niños

 

Te indicaremos algunas posiciones de yoga que fácilmente puedes practicar con los más pequeños de casa. Estos ejercicios puedes hacerlos sin necesidad de algún implemento o elemento adicional, basta con un espacio abierto para que ellos puedan movilizarse.

 

Respiración

 

Para dar inicio a la práctica primero es muy importante que trates la respiración. La idea es que les indiques cómo realizar una respiración profunda, para que se relajen antes de comenzar con los ejercicios.

Puedes iniciar tu práctica con las posiciones más sencillas.

 

El Loto (Sukhasana)

 

Es una posición ideal para obtener estabilidad y tranquilidad.

 

Para realizarla, lo niños deben sentarse con su espalda recta y cruzando las piernas. El cruce de piernas tal vez puede resultar un poco trabajoso al principio pero la mayoría lo logra. Cuando las piernas se cruzan, los pies deben quedar sobre el muslo de la pierna contraria, con la planta visible.

 

Las manos deben apoyarse sobre las rodillas con las palmas hacia arriba. Una vez logren la posición, pídeles que se enfoquen de nuevo en su respiración.

 

Recuerda no exigirles que efectúen las posiciones de forma perfecta, cada niño evoluciona a su ritmo.

 

La Cobra (Bhujangasana)

 

Es un ejercicio muy beneficioso para la tonificación de los glúteos y del abdomen.

 

Los pequeños deben acostarse boca abajo, y apoyar sus manos sobre el suelo paralelas a los hombros. Desde esta posición, deben tomar aire profundamente y elevar la parte superior del torso extendiendo sus brazos.

 

La espalda de los niños se arqueará hacia abajo. Pídeles que sostengan la posición unos instantes, y después pueden volver a la postura inicial.

 

La Vela (Sarvangasana)

 

Continuando con ejercicios en el suelo tenemos La Vela. Esta postura es bien recibida ya que implica un poco de diversión. También genera confianza y mejora el estado de ánimo.

 

En este caso los infantes deben acostarse boca arriba, y elevar sus piernas hacia el cielo despegando incluso la espalda. Para esto pueden ayudarse colocando sus manos en la parte baja de la espalda. La idea es tratar de posicionar el cuerpo verticalmente, imitando una vela.

 

El Árbol (Vriksasana)

 

Es una postura muy popular y muy relajante. Es ideal para alcanzar el equilibrio y el control sobre el cuerpo.

 

Los pequeños deben ponerse de pie manteniendo sus pies juntos y firmes sobre el suelo. Después deben juntar las palmas de las manos frente a su pecho y centrar su mirada en un punto fijo, mientras mantienen una respiración calmada.

 

En este ejercicio los niños son como un árbol que está a punto de crecer. Para hacerlo, deben mantener su equilibrio y levantar la planta del pie derecho y colocarla en la parte interior del muslo de la pierna izquierda. Manteniendo el equilibrio, deben elevar los brazos sobre sus cabezas como un árbol cuyas ramas han crecido.

 

Pueden repetir la posición cambiando de pierna.

 

El Niño (Balasana)

 

Es una posición perfecta para calmarse y relajarse.

 

En esta caso los niños deben arrodillarse y sentarse sobre sus piernas. Seguidamente deben bajar su cabeza, de tal forma que la frente toque el suelo. Deben extender sus brazos hacia atrás con las palmas hacia arriba.

 

Esta posición les permite estirar la espalda, y conseguir un poco de tranquilidad.

 

Consejos finales

 

Es sumamente importante que acompañes a los pequeños en cada movimiento, especialmente durante las primeras prácticas. Esto evitará que se lastimen y les permitirá aprender de la mejor manera.

 

Asimismo, debes estar atento a cualquier inquietud que se les pueda presentar durante algún ejercicio. Intenta responder todas sus preguntas y motívalos a seguir descubriendo nuevas cosas.

 

Pon en práctica estos consejos y disfruta del yoga para niños en casa.