Cómo hacer limpieza facial en casa siguiendo sencillos pasos

Cómo hacer limpieza facial en casa siguiendo sencillos pasos

mayo 8, 2020 Desactivado Por Carolcfr

Todos deseamos una piel hermosa, sin las imperfecciones comunes, pero apenas hacemos un esfuerzo adicional para lograrlo. En nuestra vida cotidiana llena de caos y listas de tareas, ¿quién tiene tiempo para visitar el salón y mimar su piel?

 

La mayoría de nosotros ni siquiera sacamos veinte minutos de nuestra rutina para limpiar nuestra piel, y mucho menos para el cuidado intensivo del rostro. Pero de lo que no nos damos cuenta es que la mayoría de los tipos de piel necesitan una limpieza facial regular para lograr un aspecto radiante y saludable.

 

Es hora de cuidar tu piel aplicando una rutina básica. Después de todo, tu cara es lo que lo delata cuando estás emocionado, feliz o estresado. Nuestra piel necesita ser cuidada regularmente. Incluso si visitas un salón de belleza o llamas a una esteticista con regularidad, eso no sustituye la limpieza diaria de la cara que debes hacer. La limpieza de la cara en casa nunca fue tan importante.

 

Seguir un régimen de alto mantenimiento para la limpieza facial en el hogar puede ser difícil de cumplir. Por ello te presentamos en este post una sencilla rutina para que logres un cutis fresco, radiante y saludable.

 

Te detallaremos cómo hacer limpieza facial en casa paso a paso:

 

Paso 1. Lávate la cara

 

Esto es evidente, pero el primer paso para lograr una piel perfecta es limpiarla y lavarla adecuadamente. Puedes usar un jabón suave o un limpiador facial para este propósito. Usa agua tibia, no caliente para enjuagar el limpiador de tu rostro.

 

Paso 2. Elimina las células muertas

 

Las células muertas, los puntos negros y la suciedad en el interior de los poros de la piel no saldrán si simplemente te lavas la cara. También necesitas exfoliarte la cara. Existen diversas y buenas opciones de exfoliadores disponibles en el mercado, pero también puedes hacer uno fácilmente en casa.

 

Paso 3. Aplica un tonificante para calmar la piel

 

Un tonificante actúa como un medicamento y cubre cualquier rotura de piel que pueda ocurrir debido al lavado. Después de restregarse la cara, puedes ser susceptible al enrojecimiento y al ardor, por lo que debes aplicar un tónico de inmediato.

 

Paso 4. Aplica una mascarilla

 

Además de absorber el exceso de aceites, las mascarillas también cierran los poros que se abren durante el proceso de limpieza y lavado. Enjuaga la mascarilla con agua fría para cerrar los poros.

 

Paso 5. Hidrata con humectantes

 

Las mascarillas pueden dejar tu piel con un aspecto seco y estirado. Una crema hidratante hidrata la piel y sella la bondad de la limpieza, dejando tu rostro brillante durante mucho tiempo después.

 

Para los tipos de piel seca debes aplicar cremas a base de aceite, y para los tipos de piel grasa debes aplicar cremas a base de agua.

 

Seguir esta simple rutina de limpieza facial hará que tu piel brille y que se vea fresca y en todo momento.

 

Ingredientes caseros naturales para una limpieza facial

 

Limpiador

 

Para piel seca: mezcla una cucharada de almendras molidas con dos cucharadas de yogur fresco para hacer una pasta espesa. Aplica en la cara y deja actuar durante 5 minutos antes de lavarlo.

 

Para pieles grasas: mezcla porciones iguales de miel y jugo de limón. Aplica y deja actuar durante 5 minutos. Después, límpialo con un paño suave o un pañuelo de papel y luego enjuaga tu cara con un poco de agua fría.

 

Si tienes piel grasa, debes tener cuidado con tu régimen de cuidado de la piel.

 

Exfoliante

 

Para pieles secas: toma tres cucharadas de avena cruda y mézclalas con una cucharada de miel. Masajea el exfoliante en tu cara con movimientos circulares durante unos buenos cinco minutos. Después de eso, enjuaga con agua corriente.

 

Para pieles grasas: mezcla cantidades iguales de jugo de limón y azúcar morena para preparar un exfoliante suave. Masajea en tu cara con movimientos circulares, antes de lavarlo con agua tibia.

 

Tonificante

 

Para la piel seca: agrega unas gotas de agua de rosas a un poco de gel de aloe fresco. Aplica esto en tu cara. No es necesario lavarlo.

 

Para pieles grasas: el vinagre de sidra de manzana es un astringente, por lo que es perfecto para usar en pieles grasas. Haz una solución de partes iguales de vinagre de manzana y de agua. Aplícate esto en la cara, evitando los ojos. No hay necesidad de lavarlo. Otras alternativas al vinagre de manzana son las hojas de menta y el té verde.

 

Mascarilla

 

Para pieles secas: tritura un plátano pequeño. Agrega media cucharada de miel, una cucharada de yogur y unas gotas de agua de rosas para hacer una pasta espesa. Aplícalo uniformemente en toda la cara y déjalo actuar durante al menos 15 minutos. Mójate las manos y presiónelas contra la cara para humedecer la mascarilla. Comienza a despegarla de tu cara. No frotes ni limpies con demasiada fuerza. Enjuaga suavemente tu cara con agua fría para eliminar la pegajosidad.

 

Para pieles grasas: mezcla tierra de fuller o multani mitti con agua de rosas y prepara una pasta suave. Aplícala uniformemente sobre tu cara y cuello. Déjalo secar antes de lavarlo con agua fría. Aplica un poco de loción a base de agua o unas gotas de aceite de coco mezclado con aceite esencial de lavanda o árbol de té para hidratar.

 

 

Las limpiezas en los salones incluyen vapor, justo después de lavar el exfoliante. A esto a menudo le sigue el tratamiento para la eliminación de puntos negros y puntos blancos con una herramienta especial. Es mejor dejar este paso a los profesionales, ya que la eliminación de puntos negros requiere un cierto nivel de experiencia.