Cómo cuidar tu piel, los mejores consejos

Cómo cuidar tu piel, los mejores consejos

mayo 29, 2020 Desactivado Por Carolcfr

Cuidar nuestra piel es algo que podemos hacer implementando ciertas prácticas sencillas. Aunque no tengas suficiente tiempo para realizar un tratamiento profundo de piel, si pones en prácticas los consejos que te indicaremos a continuación, la salud de tu piel mejorará considerablemente.

 

Toma nota, te indicamos los mejores consejos sobre cómo cuidar tu piel.

 

Trata tu piel suavemente

 

El lavado y el afeitado constante puede afectar nuestra piel, por lo que puedes implementar las siguientes recomendaciones para tratarla adecuadamente:

 

  • Reduce el tiempo de baño. Las duchas o baños extendidos, así como el agua caliente eliminan los aceites de la piel. Disminuye tu tiempo de baño y utiliza agua tibia.
  • Evita el uso de jabones con composición fuerte. Los jabones con componentes químicos pueden eliminar el aceite de la piel. Utiliza productos con composición suave.
  • Aféitate con cuidado. Para una mayor protección y lubricación de tu piel, aplica crema de afeitar, loción o gel antes de afeitarte. Asegúrate de utilizar una afeitadora limpia y afilada, y aféitate en la misma dirección en la que crece el vello.
  • Secado. Después del baño seca con cuidado tu cuerpo, utilizando una toalla y asegúrate de dejar algo de humedad en la piel.
  • Hidrata tu piel. Utiliza una crema hidratante que se adapte a tu tipo de piel. Para la hidratación diaria, es recomendable una crema con SPF (sun protection factor / factor de protección solar).

 

Lava tu cara

 

Lavar tu cara es de suma importancia, con este proceso eliminas las impurezas, los aceites y las bacterias que se acumulan. Durante la noche nuestro rostro secreta aceites por lo que debes lavarlo al despertar.

 

Antes de dormir también es una buena práctica lavar tu cara, para eliminar cualquier tipo de maquillaje y la suciedad del día. Después de ejercitarte o sudar, también debes lavar tu rostro.

 

Exfolia tu piel

 

Utiliza exfoliadores suaves que eliminen las células muertas de tu piel. Algunos productos exfoliantes también actúan como hidratantes, lo que los convierten en una excelente alternativa.

 

Utiliza una crema hidratante

 

Hidratar tu piel con una crema cada día es importante para todo tipo de piel.

Aplicar una crema hidratante adecuada, ayuda a prevenir una piel seca y escamosa y a mantener un óptimo rendimiento de las células cutáneas. En consecuencia, una crema hidratante puede ayudar a prevenir la generación de líneas finas y arrugas.

 

Protege tu piel del sol

 

Esta es una práctica muy importante para el cuidado de la dermis. La exposición constante al sol puede provocar manchas, deshidratación, arrugas y otras afecciones cutáneas.

 

Para obtener una protección solar completa:

 

  • Utiliza protector solar de amplio espectro con un FPS de 15 como mínimo. Aplica sobre tu piel generosamente y vuelve a aplicarlo cada dos horas, o con mayor frecuencia si estás nadando o transpirando.
  • Evita la exposición al sol durante el período comprendido entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m., este es el período del día en el que los rayos del sol son más dañinos.
  • Protege tu piel con ropa fresca y sombreros.

 

Mantén una dieta sana

 

Mantener una dieta sana puede ayudarte con tu salud en general.

 

Incluye una cantidad considerable de verduras, frutas, granos integrales y proteínas magras en tu menú.

 

Algunos estudios indican que una alimentación rica en aceite de pescado y baja en carbohidratos procesados y grasas no saludables, podría ayudar a tener una piel más lozana.

 

Mantén tu cuerpo hidratado

 

La piel requiere de agua como parte de su cuidado esencial. Una piel deshidratada puede estar seca, opaca y se pueden acentuar las líneas de expresión.

 

Una hidratación apropiada mejora considerablemente las zonas oscuras que rodean ojos y nariz. El consumo apropiado de agua le brinda brillo a tu dermis.

 

Haz ejercicio con regularidad

 

Mantener una rutina constante de ejercicios ayuda a elevar el flujo de la sangre, lo que atrae el oxígeno a la dermis y aleja a los radicales libres. Adicionalmente, el ejercicio también reduce el estrés y te aumenta la calidad de tu sueño.

 

Respira aire limpio

 

La contaminación del aire, los olores artificiales, las fragancias químicas, el humo del cigarro, entre otros, pueden interferir negativamente con la salud de tu piel. Todos estos factores pueden generar radicales libres y afectar tu piel con irritaciones.

 

Intenta alejarte un poco de todos estos elementos tóxico, y busca un espacio para respirar aire limpio y fresco. Esto te ayudará a relajarte y a reducir el estrés.

 

Utiliza antioxidantes

 

Los radicales libres producen afecciones a nuestra piel, y los antioxidantes los contrarrestan efectivamente. De allí la importancia de que consumas antioxidantes y los incluyas en tu dieta.

 

La vitamina C es un antioxidante muy conocido, que puedes consumir en frutas y alimentos. Por otro lado, también es recomendable que hagas uso de productos para el cuidado de la piel, que contengan antioxidantes.

 

No fumes

 

Fumar es uno de los hábitos más dañinos para tu piel. Por un lado, ocasiona que la epidermis luzca vieja y aumenta las arrugas. Por otro lado, cuando fumas los vasos sanguíneos en las capas externas de la dermis se estrechan, disminuyendo el flujo de sangre y provocando que la piel se vea pálida. Todo esto también elimina el oxígeno y los nutrientes de la piel, esenciales para la salud de la misma.

 

Como si fuera poco, la acción de fumar perjudica la elastina y el colágeno, responsables de darle fuerza y elasticidad a la piel. Por último, fumar incrementa el riesgo de cáncer en la epidermis.

 

Maneja el estrés

 

Un nivel de estrés alto puede provocar sensibilidad en tu piel y generar la aparición del acné, así como otros problemas epidérmicos.

 

Para disfrutar de una salud mental apropiada y de una piel sana, debes aprender a manejar tu estrés. Debes asegurarte de planificar mejor tus actividades, deberes y obligaciones, y dejar tiempo para tu descanso y relajación.

 

Duerme lo suficiente

 

Lo estándar son de siete a nueve horas de sueño reparador cada día. Dormir apropiadamente es vital para que nuestro cuerpo recargue energías, recupere su lozanía y descanse.

 

La piel fabrica nuevo colágeno mientras dormimos. Irte a la cama y despertarte en horas constantes facilita que disfrutes de un sueño reparador.